La puerta del Arco Iris

La Puerta de Acceso a la Nueva Vida

NUESTRA HERMOSA EXPERIENCIA CAMINANDO EL LABERINTO DE LUZ CON LAS 13 ABUELAS INDÍGENAS. EL MENSAJE DE LA ABUELA BEATRICE

Resultado de imagen para abuela beatrice consejo 13 abuelas

Abuela Beatrice, ahora ya trascendida al vientre de la Gran Madre

Querid@s lector@s, el pasado viernes, publicamos en la Puerta la propuesta de las 13 Abuelas de acompañarlas en su camino y misión, recorriendo el Laberinto de Luz con ellas, para aunarnos a su intención materna poderosa de sanar la Tierra con la fuerza, el poder y la sabiduría del corazón, algo que en los días que corren, es MUY necesario.

El viernes en la mañana, Sergio Vida y yo nos dispusimos a ‘caminar con el dedo’ el laberinto que yo había ‘dibujado’ con dos colores de lanas en una mesa de nuestra casa. En el centro del laberinto puse un corazón rojo. Allí era donde nos sintonizaríamos a las 13 Abuelas y su poderosa intención y propósito de sanar la Tierra y, especialmente, el alma de las personas, actualmente dañada por emociones disfuncionales que son las que nos están llevando al mundo que hoy tenemos ‘sobre la mesa’. Quien se ocupa de sanar el alma de las personas, ayuda a que se sanen sus vidas físicas o exteriores, sanando sus emociones, y también ayuda a que el escenario mundial se transforme en un buen lugar para vivir.

De las 13 Abuelas que originariamente comenzaron a recorrer el mundo llevando su medicina originaria a todo lugar donde se necesitara, ahora ya quedan 12 en este lado de la Vida. Una de ellas, Beatrice, ya ha trascendido. Seguro que no es casual que haya sido allí, desde el otro lado de la vida, le es más fácil ayudar a que las oraciones lleguen donde tienen que llegar. Ella era una de las Guardianas de la Oración. Decía que la Oración es a lo primero que hay que recurrir. Orar es pedir en silencio lo que deseamos que suceda. No es rezar. Es diferente. Se ora en sentimiento y no en palabras propias de una religión determinada. Cuando oras, puedes utilizar puntualmente palabras, pero siempre soy tuyas, no frases hechas aprendidas por repetición.

Sergio Vida y yo recorrimos en silencio el laberinto, hasta que llegamos a su centro y tocamos el corazón rojo que allí había, mientras elevábamos nuestra oración silenciosa al Universo Materno de Bendición y la Abuela Beatrice, ya trascendida, la recogía para asegurarse de que llegara.

Sergio Vida fue el primero que recorrió el laberinto. Sentí que la Abuela Beatrice quería hablar con él, para agradecerle, como masculino que abraza el sentir, que ‘caminara junto a ellas y el resto de las mujeres conscientes y comprometidas con la salvaguarda de la vida en la Tierra’.

Cuando ambos terminamos de recorrer el laberinto, sentí algo importante, sentí que la Abuela Beatrice se elevaba por la Espiral Evolutiva, llevando ‘a lo más alto’, todas las oraciones de los hombres y mujeres bienintencionados que apostamos por un mundo de paz, sin guerra de opuestos.

Sentí que el mundo del alma estaba descendiendo a la 3D de la Tierra (ahora vivimos en el mundo del ego). Sentí que el mundo del alma estaba más cerca de nosotros que nunca, porque había muchas personas listas ya para vivir y percibir la vida desde el alma. Ellas, formando Masa Crítica, propiciarían que ese mundo del alma se diera, y se pudiera vivir en él. El mundo del alma es el mundo de la Quintotercera dimensión de la que ya hemos hablado extensamente en la Puerta.

Ahora os dejo con lo que la Abuela Beatrice le dijo a Sergio Vida, puesto siento que puede resultar también de utilidad para vosotr@s.

Con cariño para tod@s,

Rowina Wamáni

...

El afectuoso mensaje de la Abuela Beatrice a Sergio Vida

Querido hijo, ¡ha sido tan bonito sentirte junto a Rowina, mi niña del corazón! Tú, como energía masculina ordenada, apoyando nuestro andar por la Tierra, tras la estabilización y asiento de la Energía Madre en la humanidad.

Las Abuelas de la Tierra, abuelas sabias con diferentes dones, los hemos puesto en conjunto para que la Madre tome su lugar entre las personas y se asiente físicamente en ellas.

El laberinto recorrido así es para recordar dónde está el origen, cómo volver a él desde el exterior, que es donde la humanidad se extravió. El laberinto es para recordar nuestra propia naturaleza: la del corazón, es para recordar que ahí somos iguales en origen y esencia, aunque diferentes en cuerpo, es para recordarle a la mente dónde tiene su origen, es para recorrerlo en sintonía con tu compañera, la que sabe guiarte contenerte y hacer de ti un humano del Ser. Es para condensar en la materia el equilibrio de polaridades, ahí, donde el corazón palpita.

Tú eres el fiel custodio del corazón en polaridad masculina y has llegado lejos por tu compromiso y bondad, por tu docilidad al dejarte guiar por tu compañera sintiente (las mujeres, cuando permanecemos en contacto con nuestro corazón, somos ‘guías del sentir’ para las acciones del hombre. Es decir, guiamos sus acciones, desde la sabiduría de nuestro sentir, para que estás sean equilibradas y tengan en cuenta el bienestar de todos los implicados. Es por eso por lo que las mujeres somos TAN IMPORTANTES, si estamos en nuestro sentir. Desde ahí somos pilares de luz para asegurar la paz en Mamá Tierra).

Rowina, el bello corazón ardiente en fuego arco iris, es nuestra compañera, y también una bella heredera de nuestro camino. Ella lo sabe, y cuando lo madure, será una Abuela de la Tierra, una de nosotras en Tierra Patagónica. Es su destino elegido, y sabiamente ha sabido sortear todo obstáculo, y lo seguirá haciendo, con nuestra ayuda del corazón (lo seré de mil amores. Toda mujer que guarda y practica los valores universales, para que no se pierdan ni olviden, se convierte en Abuela de la Tierra, tengan la edad que tenga).

El sopor que sientes es por el proceso de refrecuenciación que vives ahora. Descanso y andar por la naturaleza son dos buenos modos de acompañarte a ti mismo. Nada será igual en tu vida ya. Eres un originario sintiente, materno y muy apuesto en quien eres en conjunto.

Recorriendo el laberinto, al corazón fuiste, haciendo tu oración sentida por Tierra, por la mujer, por sus hijos, por la familia, por la Vida; también por el hombre, para que regrese a su regio lugar como custodio y compañero del Amor y el corazón encarnado: LA MUJER, dadora de Vida.

Esas oraciones han llegado alto y claro, y, como ser masculino encarnado, has llamado a tus iguales a que retornen al centro corazón.

Durante la oración no dejaste de tocar el corazón del centro del laberinto, muestra inequívoca de tu compromiso con él, con el femenino ordenado y sagrado.

En su nombre te doy las gracias y te invito a sostener ese pabellón bien alto y firme.

Contigo estoy siempre. Ve con mi bendición por el mundo, que está retornando de la muerte de su conciencia.

Te amo. Jamás estarás solo, jamás.

...

Post relacionado:

http://lapuertadelarcoiris.ning.com/profiles/blogs/caminando-por-el...

Visitas: 102

Comentario

¡Tienes que ser miembro de La puerta del Arco Iris para agregar comentarios!

Participar en La puerta del Arco Iris

© 2017   Creado por Rowina.   Tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio