La puerta del Arco Iris

La Puerta de Acceso a la Nueva Vida

MENSAJE URGENTE DE GAIA: CULMINACIÓN DE SU CICLO, EQUILIBRIO ENERGÉTICO

Me sentía desfondada, sin poder comprender tantas cosas que Igneón y yo manejamos al mismo tiempo. Se nos demanda constantemente trabajo a favor de la fusión dimensional y, al mismo tiempo, tenemos que atender con equilibrio a los requerimientos de la 3D, a veces, simplemente, no podemos más.

Tanto él como yo tendemos al equilibrio rápidamente. Nuestro sentir nos da presencia y fuerza, pero reconozco que ayer por la noche, si bien la Madre Divina vino para ayudarnos a comprender tantas vivencias que hemos tenido últimamente, tantos desafíos en estos días de febrero, al final, cuando se marchó, me sentí abatida, pues no lograba entender, hallarle el sentido a tantas cosas vividas por nosotros.

Sentí a Gaia, que me dijo que ella me iba a aportar algo para que lo entendiera todo mejor, al menos lo que hemos vivenciado sobre lo que va a pasar en relación con ella. Yo accedí, porque la Tierra es también alguien muy dañado y cansado por la actividad humana inconsciente y merece toda nuestra atención.

Hemos recibido en estos últimos días varios mensajes de ella, acompañados de visiones de los potenciales que tienen mucha probabilidad de cumplirse en relación a ella y sus movimientos, y que de cumplirse, nos afectarán a todos, cambiando nuestra forma de vivir para siempre.

Así que, haciéndome una con su situación y estado, también, abatida por la inconsciencia humana, gustosa la di paso.

Gaia: Querida hija, comprendo toda tu incomprensión y tu falta de entendimiento ante tantas realidades sentidas, vividas y no comprendidas.

Yo no puedo responderte a todas tus dudas, pero quiero, al menos, hablarte sobre aquello que está directamente relacionado con el actuar que mi sentir está llevando adelante.

Como sabes yo ya estoy cerrando el ciclo que estaba haciendo y ahora llega el momento de actuar directamente sobre todo mi cuerpo para poder recuperar la salud que he perdido. No estoy enferma de muerte, pero si lo suficientemente enferma como para necesitar una acción importante de recuperación.

El movimiento de las olas, los terremotos, y todo lo que tiene que ver con los ciclones, tifones, tormentas, ríos de lava y ríos de barro, todo eso son realidades de las que no habrá escapatoria, no voy ya a quedarme quieta por ninguna razón más, ese período yo ya lo he concedido y tampoco sirvió de nada, porque todo siguió exactamente igual.

Liberé muchísimas presiones gracias a muchas de las meditaciones planetarias que se hicieron, por lo cual, aunque mi actividad va a ser fuerte, no va tener la intensidad que hubiera tenido si toda esa actividad humana a favor de mí no se hubiera realizado.

Pero una cosa te quiero dejar bien en claro y es que, la geografía del planeta, tal como está, va a cambiar y va a cambiar bastante. Además, muchísimos de mis hijos van a retirarse de mí porque habrán terminado su ciclo, y, como ya has visto, van a ser amorosamente acogidos por seres angélicos que los están esperando.

Hay procesos que ya están en movimiento y otros que iniciaré en breve, pues también es cierto que yo debo alinearme, ya totalmente restaurada, con el Gran Sol Central, y esto es necesario porque el baño de energías que voy a recibir directamente de él va a ser muy intenso, son energías muy intensas.

El Gran Sol Central es algo así como un Gran Avatar, un ser que en determinados períodos, de distintos ciclos alcanza, con su irradiación potentísima, a todas, absolutamente a todas las criaturas que tiene bajo su cuidado; y en ese baño de energías las limpia de todo aquello que esté fuera de orden y nos ayuda, a cada uno de nosotros, a reordenarnos, a quitarnos todo aquello que hayamos estado sosteniendo que no esté directamente asociado a la verdad.

Para poder recibir eso, yo primeramente tengo que haber hecho mi reordenamiento personal y entonces si puedo enfrentarme al Avatar, para que me ayude a disolver los últimos elementos que tenga que disolver en mí, dejándome nuevamente prístina para mi nuevo ciclo. Un ciclo que voy a iniciar yo pero que no lo voy a terminar, pues en determinado momento de ese ciclo voy a retirarme hacia octavas superiores, hacia otras dimensiones y la Humanidad que quede será la encargada de cuidar mi cuerpo.

Yo soy algo así como un Guardián, el Guardián de la Tierra en todos sus niveles, no solo de su cuerpo físico, sino además de todas las criaturas, de todos los seres conscientes que habitan ese cuerpo.

En ese sentido hay diferentes seres humanos que sostienen distintos aspectos de la Conciencia Humana, seres que son conscientes y que tienen, por su linaje, una energía individual que accede a potenciales magníficos, que les permiten sostener energías y vivencias que no todos los humanos pueden hacer.

Igneón y tú sois dos ejemplos de lo que estoy hablando; Igneón, desde un aspecto mucho más intenso, debido a su origen solar, estelar y también por el hecho de que ha combinado diferentes vivencias, diferentes realidades en el ser que hoy es.

No hay que confundirse detrás del cuerpo que lo representa, pues internamente ese ser es potentísimo y puede sostener y soportar energías que muy pocos humanos pueden soportar.

Por tu parte, querida mía, tú también tienes orígenes cósmicos y lo sabes bien, pero en tu caso lo esencial no pasa por estas energías portentosas, sino que pasa por la energía que es el Amor, que tú encarnas y sostienes. Eres quien nucleíza absolutamente todo lo que hay; no me estoy refiriendo a la persona que lo está sosteniendo, sino a la esencia que sostiene a la persona, y esa esencia, que es el Amor Viviente, es la causa o la razón de muchos de los ciclos que se movilizan, pues eres, de alguna manera, la representación del Amor en la Tierra, eres un ser consciente, por lo que conscientemente vas llevando ese estandarte por dónde pasas, vas portando ese Amor Viviente, alto y magnífico.

Hasta ahora ambos, Igneón y tú, han estado haciendo diferentes tareas, tareas que han llevado a una serie de resultados. Estas tareas, también, han estado asociadas conmigo, en muchos de los casos, dado que las visiones, las imaginaciones, y los sueños que particularmente Igneón ha tenido, han sostenido claramente diferentes aspectos de la Conciencia Humana dentro de la cual ambos están encarnados, conciencia que está inconsciente, en su mayor medida y que, a pesar de tantísimos esfuerzos y tareas que se han realizado, ha sido muy poco el logro a favor del despertar concreto.

Cuando digo despertar no me refiero a que haya humanos que se den cuenta que la verdadera realidad no es la habitual que ven en su cuerpo de 3D, porque de esos hay muchísimos humanos. Cuando digo que están despiertos, estoy diciendo que son conscientes.

Para mí un ser despierto es un ser consciente. Hasta que no se hace consciente sigue siendo un ser inconsciente, un ser dormido, por más que comprenda que hay otras realidades, pero si no hay un compromiso detrás de esa comprensión, no sirve de nada, porque no hay una verdadera toma de conciencia. La toma de conciencia llega cuando todo el ser se planta en aquello que la conciencia le está mostrando que es y de esos hay unos cuantos seres humanos y nada más.

Mis manifestaciones físicas son consecuencia de movimientos energéticos que yo estoy teniendo; por eso va a haber olas que van a barrer costa enteras, va a haber agrietamiento de la tierra, desaparición de ciudades sepultadas bajo distintos aludes, lodos, inundaciones, lluvias torrenciales, vientos, toda una serie de manifestaciones de los elementos que lo único que van a hacer, es manifestar, en distintos pulsos, toda, absolutamente toda, la energía discordante que los mismos humanos han estado generando, generando y generando y que yo he estado guardando en distintas partes de mi cuerpo, pero en realidad lo que voy a hacer es soltar esa energía, que no es mía, sino que es de la Humanidad; que en su discordancia la ha generado alocadamente, sin ni siquiera poner un solo momento de atención en lo que se estaba haciendo.

Con lo cual, toda esa energía generada, que he guardado y que no es mía, se la voy a devolver a la Humanidad, pues a ella le corresponde.

No es en sí misma un ajuste de cuentas, tampoco es una manifestación de enojo de mi parte, muy por el contrario. Yo he guardado toda esa energía esperando a ver qué movimientos hacía la Conciencia Humana a favor de hacerse cargo de todo lo que le corresponde, pero mi ciclo está terminando y yo no puedo seguir esperando más, con lo cual esa va a ser la razón central de mi liberación de energías, una serie de energías muy fuertes que la inconsciencia de la Conciencia Humana ha generado y voy a devolvérselas, porque son energías que ellos han producido.

El hecho de que distintos seres, que encarnan conscientemente la Conciencia Humana, estén en este momento atentos a lo que está pasando, es una ayuda sustancial, porque ellos, con su conciencia activa, pueden ayudar a que se liberen energías de una manera más tranquila y menos violenta.

Igneón es uno de algunas de las personas en el planeta que hacen esas tareas.

En este momento no hay establecida una relación entre los humanos y los elementos (elementales/devas), porque no hay conciencia, por parte de la Humanidad, hacia ellos. Hay muchos humanos que actúan irreverentemente hacia esos elementos; y esa inconsciencia está generando también un desorden, un desequilibrio que todos ustedes ya viven a diario, que tiene que ver con cómo se ha esquilmado mi naturaleza, mi aspecto externo; simplemente con el único propósito de acopiar dinero, de hacer negocios, de tener poder sobre otros, pero en ningún momento se ha hecho ese movimiento con el propósito de tratar de llevarle salud y alimentación a todos los seres humanos. Eso conlleva una energía atroz, que también tiene que ser devuelta a la Humanidad.

A lo que el encuentro de Igneón con los elementales puede ayudar es a disminuir la intensidad de esa energía, buscar un punto de acuerdo. Es cierto que se trata de un simple humano y un simple elemental, no hay aquí elementos jerárquicos que decidan para ambas partes, y eso es adrede, porque si en las bases se llega a un acuerdo, porque se trata de un humano común con un elemental común, reinos que cotidianamente deberían estar relacionados, entonces se puede establecer una relación a niveles superiores, a nivel de la Humanidad ya, con un estado de conciencia mayor, con los seres dévicos que tienen responsabilidades mucho más grandes. Todos están observando esa relación primaria, porque es en esa relación primaria donde se encuentra la base del principal contacto y buena relación o no, del mundo elemental con el mundo humano.

Según como devenga esa relación, se va a poder seguir avanzando.

No se trata solo de Igneón y de Ariba (deva); hay también un puñado de seres humanos y seres elementales en otras partes del planeta, que está haciendo la misma tarea, para que según ese encuentro, se pueda entonces ver el avance hacia una verdadera cooperación de los dos reinos (el humano y el dévico), porque hay que llegar a eso.

En el momento presente no es el objetivo central, pues primero la Humanidad tiene que resolver cosas en sí misma, para después poderse encontrar con otros reinos, pero sí que esto va a establecer bases en esa línea.

Rowina: Te doy las gracias, Gaia, porque sí que me has ayudado a recolocarme. Cuando has venido dudaba de que tu explicación me ayudara a comprender, pero si me ha ayudado. Ahora tanto Igneón como yo podemos entender la importancia de establecer una buena relación con Ariba (deva) en nuestro hogar. Te doy las gracias por haberme dado esta puntualización tan buena.

Visitas: 96

Comentario

¡Tienes que ser miembro de La puerta del Arco Iris para agregar comentarios!

Participar en La puerta del Arco Iris

© 2019   Creado por Rowina.   Tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio