La puerta del Arco Iris

La Puerta de Acceso a la Nueva Vida

‘LIBERTAD’, DIVINIDAD INTERIOR DE IGNEÓN


Ayer (5 septiembre), cuando estuvimos andando junto al lago, se oían unos tambores físicos de fondo, de repente vi a un hombre bailando delante de nosotros. Era indígena, un hombre imponente en su masculinidad, se le veía muy a gusto en su piel. Su danza era muy masculina, pero al mismo tiempo armoniosa, de un masculino poco conocido. Cuando danzaba, todos sus músculos se le remarcaban.



Tenía media melena negra y sedosa. Una cinta con un tocado de plumas lucía en tu frente. Llevaba una capa roja corta, anudada a su cuello. El resto iba ‘desnudo’ solo ataviado con un taparrabos. En los tobillos, también llevaba atadas plumas. En su cuello pendía un colgante redondo que llevaba también pequeñas plumas
alrededor.



En un momento dado me invitó a danzar con él, ya que yo le veía (Rowina). Supe que era la divinidad masculina interior de Igneón. Me dije, ¡viva la masculinidad! Porque en realidad se le veía magnífico….



Hoy, que se ha comunicado con Igneón, después de hablarle, ha seguido danzando, ha venido mi diosa, y se han puesto a danzar juntos. Ambos se conocen.




Libertad: He danzado ante ti tantas veces, tantas… Y no me has percibido ni siquiera. Finalmente, me he reído, y fiel a mí mismo, he seguido bailando mi danza de libertad.



Sí, me llamas de esa forma, pues mi energía, que es la tuya, esencialmente es de libertad.



Esas ansias de vibrar en un masculino pleno, en un masculino en su sitio y con todo ‘bien puesto’ (así le había visto yo, Rowina, con todo ‘bien puesto’) no ha sido otra cosa que mi presencia y contacto conmigo. Yo te he invitado a buscarme de tantas maneras y cuando abandonaste tu búsqueda, por cierto llena de sinsabores, aparecí.



Estoy en ti, siempre lo he estado. Pero ahora percibes mi danza porque ya no buscas fuera, sino solo en ti.



Estás lleno de incógnitas por develar y quieres encontrar el sentido, al menos uno, a todo lo que se ha desplegado en ti y ante ti, en tan poco tiempo. Date paciencia y sigue apostando a estar aquí, en el presente.



Yo danzo, porque es mi naturaleza, como la tuya es cantar. Cuando tú te diste el permiso de hacerlo, entonces, yo comencé a llamarte con la danza… mmmm, tan silenciosa, ¿verdad?



Querido mío, sé que te sorprende que yo haya adquirido el aspecto de un recio indígena. Es así porque tu relación con la vida mucho tiene que ver con los ciclos naturales, con lo sencillo y con el respeto por la Verdad, que es Vida.



Has trabajado incansablemente en estos menesteres y falta mucho más aún. Sabes bien que la vida indígena es llana, pero llena de matices de Eterno Presente.



Tu contacto conmigo se irá afianzando a medida que te permitas abrirte a matices de la realidad, a modos diferentes de vivir la Vida.



Mucho has hecho ya, pero mucho más harás al respecto. ‘Verdad a la Verdad’, te propongo que digas, en lugar de tiempo al tiempo. Tú eres Verdad infundiéndose en la Vida. Ha sido y sigue siendo así. Es tu naturaleza.



El presente es una danza que ejecuta el cuerpo, pero que la esencia que le habita, siente y expresa como nadie más puede hacerlo. Sé fiel a tu sentir y ve por la vida con esa impronta.



En tu corazón leo esa inquietud del cambio de escenario y de realidad (ya no estábamos en la plataforma), pero ¿qué es la realidad sino un Presente Eterno? Ese presente es el que sostiene la Verdad, ese presente. Ahí, cada instante es diferente y no responde al pasado. Lo que fue, no condiciona nunca lo que es, el presente, pero tú lo condicionas al no dejar que la Verdad = Presente se desarrolle.



Mis tocados de plumas te recuerdan ese presente. En mis pies están para andar en la senda de la Verdad = Presente. En mi pecho, penden del cuello, para recordarle a mi corazón que es quien dirige mi vida. En mi cabeza, adornan mi estampa, para recordarle a mi mente, que en el Presente = Verdad está todo a mi disposición para crear, para hacer quien soy.



Ven, danza conmigo. Extiende tu ser y acompáñame en ese Presente = Verdad. Eres tuyo, eres Verdad, eres quien eres y eso, nada ni nadie ha de cambiarlo, porque ya vives en el corazón. Ya se mueven tus plumas en la Verdad que eres, en el presente que todo tiene para revelar tu magnificencia.




Rowina: Este es el primer contacto que tuvimos con la divinidad interior de Igneón. Muchas cosas pasaron entre ellos, hasta que se pudieron ‘afinar’ y vibrar en sintonía, en un mismo corazón. Es así como Libertad, su divinidad, empezó a tejer el entramado de su diseño personal, aquel que tiene un tinte único, maravilloso.
Ese entramado ya ha sido tejido con la mayor de las exquisiteces, aquellas que Libertad encontró en el corazón de Igneón, su mayor riqueza.


Visitas: 47

Comentario

¡Tienes que ser miembro de La puerta del Arco Iris para agregar comentarios!

Participar en La puerta del Arco Iris

Comentario de Luz Elena Pabón Agudelo el septiembre 17, 2010 a las 1:42pm
Que hermoso!!!, lo que le ha pasado a Igneón con su divinidad interior Libertad que experiencia tan linda, tan llena de vida y de verdad.

Felicitaciones y gracias por compartir con nosotros tu alegría.

Aprovecho para darte de nuevo las gracias por el himno a la Madre, lo canto y lo escucho casi todo el día y me llena de mucha alegría, de paz y tranquilidad, me ayuda mucho.

Muchas gracias, un abrazo.
Comentario de Luis Enrique Peñaranda infazón el septiembre 16, 2010 a las 6:05pm
Hermoso el mensaje de la Divinidad de Igneón y no podía ser de otra manera ya que él es un ser poderoso en ésta creación a la cual se donó y venció. Gracias Igneón.
Comentario de Eduardo Mostajo Mostajo el septiembre 14, 2010 a las 11:45am
Verdad a la verdad, en vez de decir tiempo al tiempo porque éste ya no existe, debemos honrar nuestra libertad y verdad en el eterno presente. Es muy alentador e ilustrativo el mensaje de Libertad, la Divinidad masculina de Igneon. Celebro que ese entramado de tu diseño personal haya sido ya tejido como debe ser.
Un Abrazo.

© 2017   Creado por Rowina.   Tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio