La puerta del Arco Iris

La Puerta de Acceso a la Nueva Vida

EL MISTERIO DE LA SANACIÓN DEL ARCÁNGEL RAPHAEL Y LA ARCANGELINA SOPHIA, SU JURAMENTO

Rowina: Raphael, mi amado exquisito Arcángel de la Sanación de las Sensanciones, de la Sensualidad y de la Sexualidad, ha vuelto con fuerza a mi vida, en esta nueva y fascinante etapa que estoy comenzando junto a Igneón y a Sinlin.



Aún recuerdo, meses antes de venirme para Argentina, cuando fui a la ciudad española de Córdoba, en Andalucía, -movida por un profundo sentir interior- una tierra que se ha embebido mucho del mundo árabe del Al-Andalus, una etapa fascinante de la historia de España, de un arte árabe exquisito, que en esa bella tierra se huele, siente y ve por todos los lados.



El Arcángel Raphael, es el más exquisito de los Arcángeles. Con él he sentido una cercanía, que me ha ido sanando poco a poco, pero de forma firme y definitiva, dándome el equilibrio perfecto entre el mundo de sensaciones en el que vivo inmersa (esta 3D vive inmersa en los sentidos, desgraciadamente de una forma excesiva, nada equilibrada) y el sentir profundo que guía esas
sensaciones.



Ese es el Misterio de su Sanación –que hace conjuntamente con su amada Sophia, su complemento sagrado- que ahora sale a la conciencia humana despierta y sedienta de la Verdad que les hace libres y soberanos.



A Igneón y a mí nos encanta ser los portavoces de estas grandes verdades, que han sido ocultadas, como tantas cosas, y que conforman la Gran y Única Verdad de la Madre Amor.



En la Iglesia del Juramento de Raphael, en la Córdoba Española, Raphael y Sophia hicieron un Juramento ante la Madre Amor, para sanar, cuando el tiempo fuera llegado, a la Humanidad de 3D del desequilibrio entre su mundo de sensaciones, -su sensualidad y sexualidad desbordadas- y su sentir profundo, que en origen es el que guiaba a esas sensaciones para que conformaran un exquisito equilibrio.



En la plazoleta que está ante esta Iglesia, el propio Raphael me hablaba apasionadamente de este Juramento, y de la mentira que sobre él la Iglesia había extendido, presentándole simplemente como el Arcángel de la Sanación Física.



Ha llegado la hora de saber la verdad de la sanación profunda que trae este exquisito Arcángel Raphael, y es para mí un honor presentarla.




Igneón: Hola, Sophia; Rowina me ha dicho que ha llegado el momento de desentrañar el misterio de Raphael, el misterio de la sanación que él encarna ante la conciencia humana de 3D. Aquí estoy, dispuesto para recibirte; adelante Sophia.



Sophia: Querido mío, a partir de lo ya dicho por Fe y Mikael del Camino de los Arcángeles, es para mí un verdadero gusto poder conversar contigo acerca del misterio de la sanación, tanto tiempo oculto a los ojos de la humanidad.



Me estoy refiriendo a mi querido complemento, el arcángel Raphael. Él, ante la humanidad, ha encarnado una minúscula porción de la verdad que realmente es. Hasta ahora, se lo ha conocido como el arcángel de la sanación. El misterio no está en eso, sino en que en realidad la sanación que él porta en acción es de índole muy profunda, es sobre algo que ninguno de ustedes siquiera ha imaginado.



Como ya les ha comentado Fe, las arcangelinas percibimos el sentir de la MadreAmor, de la Madre Divina, le damos cuerpo en nuestro corazón y dejamos que nuestros complementos lo dinamicen, entregándolo a la manifestación.



Los que inician el Camino de los Arcángeles, se enfrentan primero a Mikael, quien con su espada flamígera les antepone todas las mentiras que han sostenido en sus vidas, todas. Fe, es la cualidad que se gana con este primer paso, la fe que impulsa a seguir adelante porque se percibe verdad en este Camino.



El siguiente paso, muy necesario por cierto, es el de sanar todas las heridas que quedan abiertas consigo mismos, por haberse dado cuenta de cuántas mentiras han vivido hasta ahora como si fueran verdad. Ese darse cuenta los deja muy sensibilizados; aparece el llanto, el dolor, e incluso el abatimiento.



Es entonces que llega mi amadísimo Raphael para ayudarles a sanar esas heridas. Cuando lo logran, entonces obtienen mi cualidad exquisita de sanación, la Sabiduría. Para poder comprender mejor la relación de esta cualidad con la sanación, permíteme, querido mío, que te relate algo de mucho tiempo atrás.



La ciudad española de Córdoba es por donde iniciaremos este recorrido para revelar el misterio de Raphael, que en realidad es el mío propio, ya que la sabiduría de la Madre que encarno, es la que conduce a la verdadera sanación.



Raphael es el patrono de esa ciudad andaluza; sus representaciones están por todas partes. Pero hay un lugar donde su energía y la mía confluyen portentosamente, es en la Iglesia del Juramento, la que recuerda el juramento que Raphael y yo hicimos de ayudar a la humanidad a recuperar la salud de su vida de sensaciones, guiadas por mi sentir sabio.



Tal vez pocos sepan que Andalucía es una región con profunda raigambre árabe. Las iglesias y las mezquitas conviven entre sí, en una tierra muy exquisita. Por sus aires, aromas, sabores, colores, texturas, paisajes y sonidos dulces, la tierra andaluza destaca claramente por su entrega a las sensaciones.



Raphael, como patrono de Córdoba, encarna al arcángel “arabesco” como a ti Igneón te gusta llamarlo. Arabesco en el buen sentido, el que engloba la exquisitez, la medida justa, sin llegar a ser recargado ni rancio.



Raphael es eminentemente árabe en su vivir, en su pasión, en su sentir. Él, para poder ayudar a la humanidad a recuperar sus sensaciones en la exquisitez, se entregó a ellas hasta lo más profundo, pudiendo así ganar experiencia y sabiduría. Sabiendo lo que significan las sensaciones humanas es que ha podido entregarse a la sanación de las mismas, y así cumplir con su parte del juramento.



La humanidad padece de esa gran mentira, las pasiones desmadradas, las sensaciones como objeto de culto, la superficialidad de la mente, de lo que los sentidos le brinda y que ella no ha sabido manejar.


La Madre Amor ha dotado a su Creación de bellas capacidades para sentir y percibir. Las sensaciones acompañan a la vida de manifestación de su creación. Los sentidos son las puertas de acceso a un mundo sensual, exquisito, siempre y cuando esa sensualidad no se desboque. Pero la humanidad se desbocó con ellas y ahora padece la esclavitud de su propia creación. Es su gran mentira.




La Iglesia Católica tomó a Raphael, a mi complemento, y lo escindió de su totalidad, lo sesgó, encuadrándolo dentro de la sanación del cuerpo físico, quitándole su verdadero poder y fuerza de sanación, la que respecta a las sensaciones, la pasión y la sexualidad. No es extraño, entonces, que en Córdoba se diera comienzo a la inquisición cristiana, que silenció a quienes sostenían la verdadera sanación, tildándolos de brujos, herejes y endemoniados porque sencillamente sanaban con el sentir del corazón.



Raphael encarna la sanación del sentir, ya que el mundo pasional y de sensaciones es dominio de la mente, no del corazón. Raphael aporta esa sanación, la del sentir que resurge como guía de las sensaciones, dejándolas en un lugar de exquisita pureza.



Por eso es tan querido por tantas personas que se han abierto de corazón inocente a Raphael. Él, en realidad, es un niño en cuerpo grande, un ser que une profundidad con inocencia. La profundidad se la aporto yo con mi sabiduría, la que en definitiva lo conduce exquisitamente por el mundo de la pasión y las sensaciones.



Pero atención, cuando digo pasión, me refiero a la razón de ser de cada cual, no a la pasión desenfrenada de las sensaciones, ni al padecimiento, ni me refiero al estado pasivo del ser; ¡cuidado! Me refiero a la pasión de ser quien se es en esencia, esa es la única y verdadera pasión con que la Madre nos ha colmado a todas sus manifestaciones, a toda su creación. Es ese motor que nos mueve interiormente a expandirnos y compartirnos desde el sentir profundo y abarcativo a la vez.



Esa es la sanación que traemos a la humanidad Raphael y yo, Sophia, la Sabiduría.Es el misterio que hoy hemos develado a la conciencia humana despierta y anhelante de Verdad.



Para terminar con esto, sólo quiero decirte que cuando se accede a la sanación profunda, también se accede a la alegría genuina, aquella que provoca ligereza de corazón. La alegría genuina que la humanidad toda ha perdido allá lejos, en el tiempo, cuando se desbocó en sus propias sensaciones.


Visitas: 510

Comentario

¡Tienes que ser miembro de La puerta del Arco Iris para agregar comentarios!

Participar en La puerta del Arco Iris

Comentario de Ricardo Martínez Rivera el octubre 15, 2010 a las 1:02am
Hola, Rowina
La fotografía es impresionante realmente se siente esa sensación de un gran equilibrio, por otro lado el tema da la pasión del que aquí se trata y develando otra de las tantas mentiras que nos han contado para caer en una trampa, me tiene desconcertado me cuesta mucho trabajo comprenderlo, no lo alcanzo a digerir, siento en mi corazón una emoción muy grande y en este momento que lo escribo estoy llorando porque no sé como resolverlo parece tan sencillo como lo hacia nuestro amado Rafael con el sentir del corazón, espero resolver ese enigma algún día.
Gracias por la información que nos lleva a la verdad de la conciencia.
Ricardo.
Flor de Pasión.

© 2019   Creado por Rowina.   Tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio