La puerta del Arco Iris

La Puerta de Acceso a la Nueva Vida

ANITA MOORJANI Y SU EXTRAORDINARIA EXPERIENCIA CERCANA A LA MUERTE (ECM). “PUDE OPTAR ENTRE REGRESAR O NO, Y ELEGÍ REGRESAR CUANDO ME DI CUENTA DE QUE EL CIELO ES UN ESTADO, NO UN LUGAR”. (REPOSICIÓN)

Imagen relacionada

Este post lo publiqué en Septiembre del 2013, lo vuelvo a publicar porque es de entera actualidad.

En el post publico una interesante charla que tuve con el doble cuántico de Anita y que arrojó mucha luz sobre el posible motivo de, cada vez, más ECM.

En mi caso no he tenido ninguna, pero mi despertar a buena parte de mi multidimensionalidad, especialmente la que tuve con Telos, fue una experiencia parecida a la de Anita, en el sentido de que ‘ya no quería volver aquí’, porque cuando se te expande la conciencia, ya es difícil volver a restringirla en esta dimensión tridimensional. En la 3D se niega lo que no se ve, y es la mayor parte de lo ocurre, siendo lo que ocurre aquí, lo que se ve con los ojos físicos, el menor porcentaje de la realidad. Lo que ocurre fuera de esta tercera dimensión nos permite ver lo magnífico de la Creación de la Madre Amor, nos permite ver que la existencia es ‘prometedora’ en verdad. Las personas que han tenido una ECM o las personas que, como yo, son valientes de contar sus experiencias en conciencia expandida, así se lo recuerdan a las demás personas.

Seguro que hay una buena razón para que exista la 3D tal y como ahora está, lo que sí me consta es que el alma sufre mucho aquí, porque se la niega, no se la nutre, y en definitiva, somos almas metidas en un traje humano para cumplir con un propósito espiritual o misión del alma, además de para poder saldar posibles errores de vidas pasadas. Si no recordamos que somos almas, el alma termina enfermando el cuerpo, porque ya no puede aguantar tanto olvido y encierro. Necesitamos alimentar a nuestra alma cada día de nuestra vida. Su alimento principal es el de la belleza.

Os dejo con Anita Moorjani y su extraordinaria experiencia más allá de la percepción de la 3D.

1 de Septiembre de 2013

Querida Familia, llevo cerca de un mes con Anita Moorjani rondándome para que ponga mi atención amorosa sobre ella. La vida se ha encargado de conectarnos a las dos, para que nos miremos la una a la otra y veamos las similitudes que tenemos, por las experiencias ‘paranormales’ vividas por ambas: una –Anita- vía experiencia cercana a la muerte y otra, yo –Rowina- vía intento serio de ascensión a otro plano de mí misma (guiada, en ese propósito, por mi familia de ese cielo donde recordé que era: Telos).

Anita, ‘bajó’ de ese cielo -con el que contactó al casi morirse- y volvió a nacer en Tierra. Cuando en su ECM volvió momentáneamente a él, en un principio no quiso volver a esta identidad y a este cuerpo chiquito, tan ‘poquita cosa’, que además estaba seriamente enfermo.

Cuando yo contacté con mi cielo de Telos (cuando desperté a quien soy allí), y viví la expansión de mi conciencia y la libertad de mi ser, lo sentí como el paraíso del que había descendido a la 3D de Tierra y –naturalmente, como les pasa a todos los que han tenido ECM- quise volver a él y reunirme con los míos, es decir, que quise irme de mi experiencia tridimensional, ‘morir’ aquí para nacer allí. Ninguna de las dos lo conseguimos (marcharnos de aquí) y lo que aprendimos es que el cielo NO es un lugar, sino un estado de ser.

Yo ahora, como Anita, no quiero irme a ningún cielo externo, porque el cielo está en mí, es un estado de ser, lo único es que los que descendimos de otros planos más elevados a esta dimensión, lo hicimos para ayudarla a vivir su cielo en su tierra, es decir, su estado celeste interior en su experiencia física externa, algo que pasa por desinstalar el Holograma Tierra, que es el que nos ha hecho vivir en el olvido de quienes somos en verdad, y en el olvido de para qué vinimos aquí, que desde luego, no fue para vivir la merma, la restricción y la esclavitud, como es el caso. Tanto Anita como yo estamos en la conquista de ese hito…

Curiosamente, hoy, en este primero de septiembre, me ha llegado una charla de Anita Moorjani, donde cuenta su extraordinaria experiencia cercana a la muerte con suma precisión, como ha dicho Sergio.

Digo curiosamente, porque ella y su ECM me rondan, como he dicho más arriba. Primero fue mi amigo español Ger quien me habló de ella y de su libro. Eso fue hace unos meses. Luego fui a una librería, lo vi en los estantes y me acordé de que era el libro que Ger me había recomendado leer. Me lo compré y cuando empecé a leerlo me emocioné varias veces, ¿por qué? Porque la experiencia de Anita era muy similar a la que había tenido yo al despertar a Rowina. Yo no me ‘casi morí’ físicamente, pero sí que tuve que morir totalmente a la que había sido yo hasta entonces. Por eso la entiendo cuando cuenta en su libro que luego de volver a esta vida de nuevo no podía ‘engancharse’ al estilo de vida de la humanidad de Tierra, no tenía ya los mismos intereses, ni los mismos valores, ni tampoco la misma conciencia. A mí me pasó lo mismo, mi conciencia se expandió tanto que luego sigues aquí, pero jamás vuelves a ser la misma y has de reeducarte para aprender a vivir de nuevo, y hacerlo desde tu nuevo tú, respetándote, porque la lección más importante que aprendes con esa experiencia, es que LO MÁS IMPORTANTE ES AMARTE INCONDICIONALMENTE A TI MISMA, DEJANDO DE AUTOTRAICIONARTE.

En la 3D se nos ha enseñado desde niños, que para ‘ser buenos’ habíamos de amar a los demás. Si nos amábamos nosotros, nos decían que eso era ser egoísta, así ‘amábamos’ a los demás, estando cada vez más alejados del núcleo de nuestro ser o esencia. Cuando se ‘ama’ a sí a los demás lo que se da NO TIENE NADA QUE VER CON EL AMOR, es más, como bien nos cuenta Anita, aquí el Amor no se conoce, en esta 3D –Holograma Tierra – pileta/piscina de la confusión. Cuando tu conciencia puede volar libre, más allá de tus sentidos físicos, lo que vives es más intenso y verdadero que lo que se vive aquí, pues aquí somos sonámbulos, estamos dormidos mientras nos movemos y eso nos da la ilusión de estar despiertos, pero no es así.

Ger me habló de Anita y su libro, yo lo compré, lo estaba leyendo y me estaba encantando, porque es verdadero, vital y fresco y…hace unos días fui a abrir mi correo y vi que Claudio me había enviado ese libro en formato virtual. ¡Cáspitas, me dije, esto sí que es una sincronicidad! Le propuse a Claudio, a quien le había encantado leer este libro, que compartiera por qué le había gustado tanto y por qué sentía que era importante leerlo ahora. Me hizo llegar su escrito, que os quiero compartir hoy. Y por si tenía alguna duda de cuando debía de compartir con todos vosotros la historia de Anita Moorjani, ¡me ha llegado hoy una charla que dio sobre su ECM en Sedona, USA! Cuando hay tantas ‘señales’ no es inteligente dejarlas pasar de largo. Está claro que Anita y su ECM tenían que llegar a mi conciencia y ser presentadas en la Puerta del Arco Iris, como voy a hacer hoy.

Anita está aquí, delante de mí, (en su doble o cuerpo energético) hace un rato que la veo con el ojo de mi corazón. De ella emana una enorme serenidad y templanza. También un radiante amor y una enorme compasión. Sé que quien volvió de la muerte, no fue la misma que casi se fue. Sé que al volver se trajo una porción más grande de su alma consigo, como me pasó a mí. Si eso ocurre es por una buena razón, porque has de hacer algo con eso.

Voy a dar paso a Anita, porque ella ha venido a hablarme por algo. Sé que lo que me va a decir es MUY importante para mí, también para Sergio y para todos los que estamos muriendo a una forma enferma de ser y estar en el mundo (producto del Holograma Tierra o mente de 4D) para renacer en quien en verdad somos, en la pureza esencial que somos, estado corazón de 5D, donde no hay dolor y todo es ligereza, progreso y armonía.

Estoy segura de que al igual que Anita, cuando renazcamos, habremos reconformado nuestro cuerpo, le habremos sanado de la mentira en la que ha estado, le habremos rescatado del dolor, la merma, el sufrimiento y el sacrificio, ‘cualidades’ del falso amor, y que es lo que termina por enfermar nuestro cuerpo. Cuando aceptamos mermarnos, por hacer prevalecer las opiniones o las creencias de los demás sobre las nuestras, cuando aceptamos el sacrificio de postponernos una y otra vez por lo que se supone que hemos de hacer en cada etapa de nuestras vidas…dejamos de escuchar a nuestro corazón, dejamos de seguir los dictados de nuestra alma (que es por quien encarnamos aquí, para llevar adelante su Propósito de Vida) y al final terminamos enfermando nuestros cuerpos. Anita se dio cuenta de que es por lo que se enfermó, por no escucharse a sí misma, por tener miedo, que es lo contrario al Amor. El miedo enferma, crea cáncer y muchas otras enfermedades.

Anita: Querida…

Rowina: Disculpa Anita, te doy paso, expresa lo que desees expresar…

Anita: Tu garganta…

Rowina: ¿Qué pasa con ella?

Anita: Tiene algo atragantado.

Rowina: Creo que últimamente tengo muchas cosas atragantadas, porque la claridad que ahora hay, proveniente de Madre Galaxia, me permite ver cosas que antes no veía y ‘me llevo las manos a la cabeza’ al ver lo que ha hecho la mente sin corazón. Intento seguir adelante con una sonrisa, pero a veces no es tan fácil.

Anita: Lo sé…¡mira! (y se hace a un lado para mostrarme el mar abierto, para mostrarme a Mamá Océano). Ella te está llamando, ¿la escuchas?

Rowina: No…

Anita: Pon atención…

(pongo atención y oigo que Mamá Océano me llama, pero su voz está casi acallada por la ‘voz’ (frecuencia) del Holograma Tierra, el cual siento que ha sido subido de ‘revoluciones’ para que no escuchemos nada más que lo que nos dicen sus consignas subliminales Es decir, que no son audibles por nuestros oídos físicos pero si por nuestro oído interno, por nuestro oído subconsciente.

Apenas se escucha la voz del corazón porque la voz de la mente grita, para que sea la única voz que podamos escuchar y seguir. Es todo muy loco y estresante. Todos sentimos esto, aunque no lo podamos ver como lo puedo ver yo, pero nuestro subconsciente capta todo esto y lo toma como una consigna a seguir. Es lo que se llama heterosugestiones o sugestiones dadas por otros, que van directas a nuestro subconsciente y que por tanto no pueden ser filtradas por nuestro consciente. Esta mañana he sentido la heterosugestión principal que ahora nos están mandando:

“Sirve, lacayo, y acállate en quien eres”

Los Gestores del Holograma Tierra, como me dijeron ayer desde el Futuro Inmediato, saben que ya no pueden tenernos más de rehenes, porque su tiempo ha terminado, pero como no son buenos perdedores, nos quieren ‘fritos’ (muertos) en lugar de soltarnos estando vivos. Se cuidan mucho de que en apariencia ‘todo siga bien y no haya nada de qué preocuparse’ pero es mentira, hay MUCHO de qué preocuparse…pero sé que no debo de poner mi atención en eso para no activar ese potencial)

Rowina: Anita, sigue, por favor…

Anita: Cuando morí y volví hay muchas cosas que conté y otras no, porque ni yo misma la comprendía. Sé que el ser humano no es libre mientras que vive en esta dimensión. Sí es libre para adoptar la mejor actitud ante la vida, pero no lo es para moverse libre y fluidamente en su vida, hay demasiados condicionantes para que lo que pueda hacer y eso termina por enfermar a las personas. Tu alma, que es la entidad eterna que te habita, no puede aceptar vivir una vida humana tan limitada sin más, ella siempre te incita a ir más allá de tus límites, a ir más allá de tus zonas de confort ¿por qué? Porque es solo así como en verdad se crece, se evoluciona, pero la mayoría de las personas desoyen a sus almas porque lo que estas les dicen choca de frente con la mayoría de los convencionalismos aceptados por la civilización humana actual. Tu alma conoce la verdad, pero tú no quieres escucharla. Cuando te resistes a escucharla por demasiado tiempo, terminas por enfermarte (lo dice a nivel genérico, no me lo dice a mí únicamente). No estás aquí, en esta vida, para vivir una vida mundana más, sin pena ni gloria, sino para vivir una vida con significado, con sentido, con belleza y con magnificencia.

Rowina: Anita, es así, sé que es así, pero también sé que no es tan fácil como parece…

Anita: Lo sé, al poder alejarme de mi cuerpo me di cuenta de lo que mi cuerpo me hacía, es decir, me di cuenta de que mi cuerpo estaba programado por algo que era contrario a mi Propósito Álmico de Vida y que eso me estaba causando una distorsión tan tremenda, que al final me había terminado por enfermar, creándome un cáncer galopante que prácticamente consumió mi cuerpo físico. Al poder alejarme de mi cuerpo me di cuenta de que yo no soy mi cuerpo y que mi cuerpo no me representa. No me refiero a lo bonito o feo que pueda ser, no me refiero a su apariencia, sino que no representa la realeza de mi ser, ¡en ningún sentido! De hecho, aún ahora, me cuesta mucho estar metida en este cuerpo tan finito y mermado, tan ‘poca cosa’.

Rowina: Anita, sospecho que volviste para algo importante, y que tiene que ver con recordarnos las capacidades de nuestro Ser Eterno, capacidades que pudiste recuperar mientras que estuviste casi muerta. Siendo que eras tú misma, Anita, ¿qué cree que hacía que fuera de tu cuerpo tuvieras todas esas capacidades extrasensoriales de repente y que no las tuvieras al volver a él?

Anita: Es algo que no dejo de preguntarme y es algo sobre lo que estoy investigando. Lo que sé es que el cuerpo sigue los mandatos de otra cosa diferente a su propia alma y eso es extraño, porque es quien le habita, pero parece como si el cuerpo tuviera más inquilinos ocultos…

Rowina: Hay personas que les llaman prototipos alienígenos, programaciones instaladas en un software llamada Conciencia Física, a su vez instalada en nuestro cuerpo físico, que es como una mente sustituta que anula nuestra mente verdadera, que siempre ha de estar bajo la guía de la inteligencia mayor, que es el Maestro Corazón, pero la mente sustituta o Conciencia Física NO acepta en absoluto la guía del Corazón, es más, grita fuerte para que no podamos escuchar su voz, que siempre es calmada y ponderada, como lo es la tuya, querida Anita.

Anita: Desde donde te hablo ahora, es desde mi estado más expandido de ser asociado a mi yo físico de Tierra, también le llaman el doble, por eso puedes reconocerme al verme. Desde aquí se ve, desde el cuerpo físico estás totalmente cegata. Cuando doy charlas sobre mi experiencia, acudo a mi recuerdo de lo vivido, pero no vivo en mi yo físico lo que puedo vivir en otro estado más expandido de mí. Creo –aun no lo tengo del todo claro – que he vuelto a Tierra para hablar de lo que significa vivir en el estado más expandido de ti mismo. Creo que en la Tierra hemos creído que solo éramos el cuerpo físico que veíamos y podíamos tocar, pero sin embargo no es así, porque si así fuera, cuando estuve en coma, no podría haber vivido lo que viví y tampoco hubiera podido recordarlo. Creo que mi experiencia fue tan impactante y se extendió tan rápidamente porque es el momento de escuchar hablar de estas cosas a alguien que las haya vivido de primera mano. Tú también las has vivido, pero de otra manera. Sé que has intentado explicar lo que tú has experimentado y sigues experimentando. Sé que me puedes ver desde tu yo físico, como lo estás haciendo ahora, porque ya vives de continuo en estado expandido, aunque adaptado a tu vida humana, pero vives en conciencia expandida de forma natural.

Rowina: Anita, he intentado entender mi propia experiencia y aún no he podido hacerlo del todo. Tampoco sé por qué me pasó a mí. Ahora me enfoco en aceptar que me pasó por algo y punto, mientras sigo andando mi propio camino. Sé que lo que yo vivo –y lo que has vivido tú también- es un anticipo de lo que está llamado a vivir el Nuevo Ser Humano de Tierra, y digo nuevo porque evidentemente no podrá vivir según el antiguo paradigma que dicta que solo es verdad lo que se puede ver y palpar. ¡qué risa me da esa estupidez!

Anita: A mí también. Ahora sé que la verdad es MUCHO más amplia y extensa de lo que se acepta como verdad en esta vida tridimensional. Vivir con lo que sé no es fácil. Me gusta estar en Tierra, me gusta estar con mi esposo y con mis seres queridos, pero no me gusta ‘hacerme la normal’ cuando soy algo más que el robot humano que antes era, porque estaba adormecida, estaba sonámbula y actuaba por condicionamiento social, más que por el dictado de mi propia alma inmortal. Si bien me cuestionaba la cultura hindú de mis padres y me negaba a ‘casarme por arreglo de mis padres’, por ejemplo, otras muchas cosas las aceptaba sin rechistar. ¡Qué tremendo error! Si te reconoces como un ser magnificente y soberano no puedes aceptar de ningún modo tragarte estupideces que son un insulto a tu inteligencia espiritual.

Rowina: Así es, creo que eso es lo que tengo atragantado, el exceso de mente que veo a mi alrededor, sobre todo, tengo atragantado el ver el tremendo daño que ese exceso de mente le ha causado a un ser muy querido por mí, un ser que no se merecía en absoluto haber resultado así de dañado.

Anita: Rowina, todo lo que pasa es por una buena razón que se nos escapa.

Rowina: Lo sé, pero mientras topamos con esa buena razón, hay mucho sufrimiento y mucho desconcierto y no me parece propio de seres soberanos. Lo que creo es que muchos hemos despertado a nuestra propia soberanía (al menos en un buen porcentaje) pero que aún no podemos ejercerla, porque el cuerpo no nos responde, ya que actúa los mandatos de otros.

Sé que nuestra actitud lo es todo, se que las emociones y los pensamientos caóticos y distorsionados que sostenemos nos enferman, pero sé también que a veces somos pensados, es decir, que no somos NOSOTROS los que estamos pensando ciertas cosas, sino que se piensa a través de nosotros. Sé que esto es así, muchos investigadores serios hablan de esto. Estos seres regresivos, ejerciendo su poder de 4D desde la sombra, es decir, de forma inconsciente para nosotros, han hecho serios y tremendos estragos en nuestras psiques, nuestros cuerpos y nuestras vidas. Nos convirtieron en depredadores cuando no lo somos. Somos Amor, somos hijos e hijas del Amor, lo demás es añadido, no es propio ni nos representa.

Anita, me alegro de que hayas tenido una experiencia tan maravillosa que te haya demostrado lo MUCHO que hay más allá de este Holograma Tierra tan despiadado.

Anita: Espera, no te despidas así de mí, entraste en una frecuencia baja, y es una frecuencia que enferma (empiezo a respirar profundo para reconectarme con mi corazón) Así, así, muy bien, vuelve a conectar con tu parte expandida, con la parte de ti que no tiene miedo y que se mueve fuera del Holograma Tierra. Dime ¿qué ve esa parte de ti?

Rowina: Veo todas las ayudas que tenemos para salir de esta locura de vida que llevamos, tan mermada, triste y restringida.

Anita: Mantente viéndolas. Yo me mantengo recreando mi encuentro con las esencias de mi padre y de mi amiga. Me mantengo recordando lo que me dijeron: “que volviera y viviera sin miedo”. Sé que eso aquí es casi una utopía, porque en esta dimensión el miedo está en el aire, es algo que se puede casi palpar. El miedo está detrás de cada acción de las personas. Se mueven por miedo la gran mayoría de ellas. Anhelan una vida mejor, pero temen las pérdidas que tendrán que sufrir en el camino, porque SABEN que para alcanzar genuinamente una vida mejor, tendrán que dejar muchas mentiras detrás de sí, muchas relaciones de conveniencia, muchos condicionamientos sociales que aceptaron para poder ser visibles y tenidos en cuenta por los demás.

La tercera dimensión es una inmensa mentira, es lo que he sacado en conclusión de mi experiencia. Aquí te dicen que no existen muchas cosas porque no se ven. Te dicen que tú no puedes escuchar a otro que está en otra habitación, ni que tampoco puedes sintonizar con el sentir de otro, sin que te lo exprese directamente. Te han enseñado que lo que es invisible a tus ojos o inaudible para tus oídos simplemente no existe y que si ves lo que otros no ven, es porque sufres alucinaciones o tienes serios daños cerebrales, o te has vuelto loca…. Hemos vivido en una gran mentira creyendo que era la única verdad. Por ejemplo, se nos enseña que todos estamos separados de todos, cuando no es verdad. Todos estamos conectados entre sí, lo único que aparentemente está separado de los demás es nuestro cuerpo, al que vemos como una unidad separada de la unidad de otros cuerpos, pero no lo está nuestra conciencia, que permanece conectada con la Red de la Vida, con el Tapiz de la Existencia.

También se nos dice que todo ocurre secuencialmente, es otra gran mentira, todo ocurre simultáneamente, y tú eres consciente ¡en el acto! de todo lo que ocurre. Eso supone poder avanzar mucho más rápidamente en cualquier cosa que emprendas, porque la compresión de las cosas es instantánea, no necesitas que pase tiempo para poder entender lo que te ha pasado años atrás, por ejemplo. Tienes una comprensión instantánea de las cosas, porque puedes acceder rápidamente a la información que necesitas para comprender lo que te ha pasado con todo lujo de detalles. Es lo que me pasó a mí con mi enfermedad, entendí perfectamente por qué me la había creado, por qué y para qué. Fue algo que NO VOLVERÍA A HACER porque no lo siento necesario, no siento necesario tener que pasar por el dolor por el que pasé y también por el que pasaron mis seres queridos, pero mi experiencia me enseñó que nuestra persistencia en auto traicionarnos y en dejarnos desasistidos del amor que nos debemos, es lo que termina por enfermarnos seriamente.

Gracias, Rowina, hablando contigo he comprendido muchas cosas. Me has hecho reflexionar y me has dado pistas que seguir para seguir entendiendo muchas cosas que aun se me escapan. Poco a poco sigo recordando más y más volumen de información de lo que viví en el otro lado de ESTA vida. Allí la información fluye libre, no está retenida por nadie, y puedes acceder fácilmente a ella según lo vayas necesitando. Sé que capté mucha más información de la que ahora soy capaz de recordar. Estaré receptiva, esperando a que se decante a esta parte de mí lo que recibí en el otro lado, y desde mí se lo haré llegar a mi yo físico, para que poco a poco lo vaya integrando en su comunidad celular y ponga al cuerpo de su lado, en lugar de en su contra.

Rowina: Anita, estoy muy cansada. Esta comunicación contigo ha sido muy intensa y sé que entre ambas hemos intercambiado paquetes de información que no han pasado por nuestro registro consciente. Necesito descansar, parar de hablar contigo y asimilar, tanto lo que he hablado conscientemente contigo, como lo que he recibido inconscientemente de ti como intercambio de ADN.

Anita: Gracias por recibirme, yo me siento menos cansada que tu, pero es porque te hablo desde mi doble o yo energético, mucho menos susceptible de cansarse que el cuerpo físico desde donde me estás hablando y recibiendo tú. Hasta otro momento, querida amiga.

Rowina: Hasta otro momento, Anita.

…..

APORTACIÓN DE CLAUDIO SOBRE EL LIBRO DE ANITA MOORJANI , ‘MORIR PARA SER YO’ Y POR QUÉ LO RECOMIENDA

Claudio: ¿Por qué me gusto tanto el libro? Puedo decir que me agradó desde antes del principio, ya el título me llamó la atención y el que ella aclarase que si uno no está siendo uno mismo, no vive porque está actuando bajo un parámetro alejado de la esencia de uno.

Admiro la valentía de Anita Moorjani, estoy seguro que eligió esa experiencia antes de encarnar para poder dar esta enorme ayuda a través de su libro, de que no importa lo que hagamos, somos siempre amados. Acá se nos quiere sujetar bajo un condicionamiento de amor como un negocio. “Te querremos si haces tal cosa o si cumples estas expectativas”. Vaya amor distorsionado. Aunque no sería problema si uno no lo creyese, pero muchas veces sucede que sí se cree, creemos que estamos separados del amor y que tenemos que hacer algo para alcanzarlo de nuevo, aunque provengamos de él. Eso es algo que tenemos que ordenar en nuestra conciencia humana, ese falso amor que vivimos como el verdadero. El verdadero amor, como sintió tan claramente Anita, sí que es verdaderamente incondicional, mientras que el amor humano es muy condicional se te quiere si cumples con las expectativas de los demás.

Otra cosa que me quedó bien grabado es que la autora hiciese énfasis en que no necesitamos vivir una ECM para poder tener el cambio de conciencia que ella alienta a vivir. Estoy seguro que es así. Si no se verían ECM por todos lados, personas yendo y viniendo del otro lado del velo para traer esa consciencia a la 3D. Esa conciencia que no te juzga, que te permite liberarte de patrones de familiares, sociales y culturales. Ella es un valiente ejemplo de lo sano que es ser uno mismo,  ser auténtico, genuino, y lo aconsejable que es atender a nuestros deseos y necesidades del alma,  aprender a escucharla y darle lo que necesita y merece, nutrirse y expresar esa libertad. Y  desde ese auto-respeto, poder respetar a los demás.

Me ha inspirado para caminar hacia esa liberación de condicionamientos y patrones que no se ajustan con la libertad del corazón. Aunque haya elegido estar en el camino del corazón, lo importante es caminarlo, no solo vivirlo en concepto. Es importante estar dispuesto a cambiar para ser cada día un poco más libre, más allá de opiniones y juicios de la propia personalidad y de otros.

También me ayudó mucho el proceso por el que ha pasado la autora, su gran sinceridad a la hora de admitir que el intento de complacer excesivamente a otros, la llevó a perderse gradualmente a sí misma.

Realmente siento que el exceso de exigencia hacia uno mismo y el enfocarse en complacer a los demás, sin tenerse en consideración a uno mismo, es uno de los factores que fragmenta el alma. Se termina dando una parte de uno mismo a los otros por esa sensación de indignidad que tenemos, por esa necesidad de amor y aprobación, de creer que el amor se obtiene por acciones, y no simplemente por existir. Por el contrario, cuando te animas a ser tú mismo, se "llama" a esos trocitos desperdigados para que vuelvas a ser quien en verdad eres, un ser completo.

Por último, me gustaría agregar que en el libro hay una parte de preguntas y respuestas que encontré  muy interesante.

 

CHARLA DE ANITA MOORJANI EN SEDONA: “DESPUÉS DE LA MUERTE”

Anita Moorjani, es una preciosa mujer que sufrió de un cáncer fulminante que la mandó a un estado de coma. Durante ese estado, ella se puso en contacto con  su esencia más pura y tuvo la oportunidad de experimentar la realidad desde una perspectiva mucho más elevada, inundada de amor incondicional.

A lo largo de esta conferencia, ella nos cuenta las cosas que aprendió, lo importante que es amarse a uno mismo, de no juzgarse, de percibir el regalo que es esta vida y aprovechar las oportunidades que tenemos para aprender.

Ella decidió regresar a su cuerpo, a pesar de lo enfermo que estaba,  porque tenía la certeza de que  iba a aliviarse, y lo hizo por completo. Todo el cáncer desapareció por completo y es un caso que los oncólogos siguen sin comprender.

Su experiencia nos reconecta con la esencia que somos todos y despierta el amor por uno mismo y por la vida.

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=EU4J_aERtkI

 

Visitas: 148

Comentario

¡Tienes que ser miembro de La puerta del Arco Iris para agregar comentarios!

Participar en La puerta del Arco Iris

© 2017   Creado por Rowina.   Tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio