La puerta del Arco Iris

La Puerta de Acceso a la Nueva Vida

AÑO 2017, ÚLTIMO AÑO DEL PERIODO DEL ‘NO TIEMPO’ QUE SE ABRIÓ EN EL 2012 Y QUE SE TERMINARÁ EN EL 2018. RECORDANDO LA PROFECÍA HOPI REPRESENTADA EN LA ROCA DE LA PROFECÍA DEL VALLE DEL FUTURO

Queridos lectores, desde el 6 de enero del 2010 que vengo publicando en esta Puerta hacia una Nueva Vida (Puerta del Arco Iris) tengo el compromiso de compartiles todo lo que vaya captando a nivel suprasensible. Desde hace 8 años, que desperté a mi psiquismo, puedo leer más allá de lo que me dicen mis sentidos físicos y obtener una información que me ayuda a caminar mejor mi Camino de Vida. Cuando siento que esa información es de interés general, la publico.

En la actual humanidad hay dos formas de estar en la vida:

-una que lee las señales y está en contacto con su interior, con su sagrado sentir

-otra que no lee las señales y que solo está en contacto con el exterior, y con la información captada por sus sentidos físicos

En mi experiencia de todos estos años después de haber despertado a buena parte de mi multidimensionalidad, me he dado cuenta de que el exterior falsea MUCHO los hechos verdaderos que acontecen más allá de nuestros sentidos físicos y que son los que moldean nuestra realidad colectiva. Si no miras más allá de lo que te exponen en los medios de comunicación oficiales y también alternativos, ya que no todos ellos dan información contrastada, no puedes entender lo que está pasando y no puedes posicionarte en ‘roca firme’ para no ser llevado aquí y allá por los miedos colectivos del momento, miedos que son oportunamente sembrados para hacernos vibrar en esa baja vibración y no en el amor, que es nuestra vibración original, vibración que teníamos antes de desviarnos hacia el socavón involutivo en el que estamos.

A principios del 2012 fui invitada, por el guardián etérico de la Roca de la Profecía Hopi, a leer con mis dedos la información profética que en ella había. Meses después, el 21 de diciembre de ese año, se cerró el Calendario Maya de la Cuenta Larga, que no marcaba el fin del mundo, como ya vimos, sino el fin de una forma de vivir de espaldas a la Vida Natural y sus ecosistemas, de espalda al Hogar Planetario que tan generosamente nos aloja y nos da un escenario hermoso donde vivir. Después de esa fecha, el Ser de la Tierra, en su infinita generosidad plenamente  demostrada, nos dio seis años ‘de gracia’, para irnos encaminando hacia el nuevo paradigma, hacia el nuevo modelo de sociedad que teníamos que adoptar.  Nos dio esos seis años de gracia para que fuéramos descartando lo que no servía de esta civilización actual y conservando lo que sí servía. Algunos de nosotros nos abocamos a ello, la mayor parte de nosotros no lo hizo.

Ese periodo de gracia toca a su fin, siendo este año, el 2017, el último aviso para sumarnos a ese viaje que va a emprender la Tierra hacia el nuevo modelo de vida planetario que, sí o sí, se ha de adoptar en su territorio.

La Tierra como Biblioteca Viviente, plena de vida y belleza, tiene una pegatina encima, un Holograma de Mentira, que nos hace creer que es una rotunda realidad porque pasa como muy realista para nuestros sentidos físicos. La Tierra no es un valle de lágrimas en su origen, en su versión real, pero sí lo es en su versión falseada. En su versión real la Tierra es un paraíso materno, que contienen multitud de formas de vida, a cual más bella. Ahora volvemos a la Tierra real o paradisiaca, para ello, tenemos que dejar atrás a la Tierra mentirosa u Holograma Tierra en el que hemos vivido por mucho tiempo, una cárcel planetaria sin barrotes que nos ha mantenido esclavos, sin poder crear nuestra realidad como nuestro sagrado sentir nos lo pedía.

La Roca de la Profecía Hopi habla de esas dos Tierras en sus dos líneas de tiempo. La superior sería la falsa Tierra, con sus cuatro paradigmas corruptos y mentirosos: política, religión, ciencia y economía.  La inferior sería la verdadera, con la religión, la política, la ciencia y la economía de la tierra, basadas en el bien común y en la interdependencia.

Hace mucho tiempo, abandonamos el camino del maíz, de la verdadera Tierra, y tomamos el camino de la cruz, del Holograma Tierra. Un camino arduo, difícil, en el que nos olvidamos de quiénes éramos y representamos la falsa imagen que se nos proyectaba. Es así como hemos vivido de espaldas a nuestro corazón, a quienes somos en verdad, y hemos vivido rindiendo culto a nuestro cerebro, a nuestro intelecto, a nuestra racionalidad lineal. El mayordomo, el que fue creado para servirnos, se convirtió así en nuestro amo.

Hace un tiempo sentí que la humanidad actual emprendería una bifurcación física en su camino. Ya está bifurcada a nivel interno o energético, pero ahora, la bifurcación se hará efectiva en el exterior. Ya hay dos humanidades muy dispares entre sí, aunque en su afuera parezcan una y la misma. Es el trigo y la paja de la que se ha hablado siempre. Nadie dice si eres trigo o paja, eres tú mismo quien lo determina, dependiendo del tipo de elecciones que vas haciendo.

Estos seis años de gracia que nos dio la Tierra desde el 21 de diciembre del 2012, han sido para hacernos más asimilable el cambio necesario a hacer. La crisis planetaria que tenemos es una oportunidad para pararse, evaluar y cambiar de rumbo. Somos muy pocos los que lo hemos hecho. La mayoría  de las personas han seguido viviendo su vida, cada vez más perdidas en sensaciones y distracciones varias. Llega el momento de que se separe la humanidad paja, de la humanidad trigo. La Tierra verdadera solo transportará la humanidad trigo, la otra se quedará en su holograma de la mentira, en su copia mental. Esa criba ya se está produciendo, de forma silenciosa, pero se está dando.

Ser parte de la humanidad trigo pasa por ser un humano coherente, un humano que cuida su jardín interno, que extirpa las malezas que crezcan en él, que despeja de su psique las creencias obsoletas y depredadoras, que se hace responsable de su propia existencia, sin exigirle nada a nadie externo. Que retoma su poder creador y lo implementa, creando su propia realidad, tal como su corazón, su guía del sentir, le indica. Como el corazón es naturalmente comunitario, cooperativo y prioriza siempre el bien común, esa realidad que crees siempre será para favorecer una buena convivencia con tus congéneres y otras formas de vida.

Ser parte de la humanidad paja es todo lo contrario. Los que forman parte de ella ceden permanentemente su poder y luego reclaman a otros porque no obtienen la vida que desean.

Ha llegado el momento de madurar y de dejar la adolescencia atrás.  Ha llegado el momento de dejar de ser parciales y empezar a ser completos de nuevo.

Hasta ahora hemos sido una humanidad adolescente. Una parte de ella maduró y pasó a la etapa de la juventud madura, y la otra, la gran mayoría de los humanos, se quedó en la joda eterna, viviendo de espaldas al momento universal que estamos viviendo, y sin ir más allá de la restringida realidad física en la que nuestros sentidos están encarcelados, creyendo que es la única realidad que existe.

Las profecías que han custodiado los pueblos originarios de la Tierra son avisos para rectificar el rumbo. Me consta que ha habido muchas ayudas para que rectificáramos el rumbo como humanidad, pero muchos no pudieron superar la percepción dual y separatista de la vida y no contactaron con su identidad real. Es algo que tenemos que aceptar, aunque nos hubiera gustado que la cosa fuera diferente.

Actualmente vivimos en una sociedad amoral, corrupta, indulgente en la que se premia al mediocre. Eso lo muestran claramente las cuatro instituciones que la gobiernan. El nivel de corrupción, de amoralidad, de mediocridad y de abuso de los dirigentes y representantes de esas cuatro instituciones muestra lo que la mayor parte de esta humanidad sostiene como actitud ante la vida, aunque no lo confiese. Ellos solo lo hacen visible. Pero lo que está pasando es responsabilidad de todos y no solo del gobernante de turno. Eso es vivir la propia responsabilidad por lo que sucede. Cuando uno lo ve en su realidad externa, es porque contribuyó a crearlo, de forma consciente o inconsciente.

A mediados de enero fui sacada junto con otros humanos fuera de la Tierra, sobre su vertical, para que tuviéramos perspectiva de lo que en ella estaba aconteciendo. Se divisaba claramente la bifurcación de caminos que está protagonizando la actual humanidad. Esta humanidad ya no tendrá un solo destino, sino dos. Cada parte de ella vivirá el destino que ha sembrado con acciones diarias, especialmente durante estos últimos años desde el 21 de diciembre del 2012. Eso es algo que no puede entender nuestra mente lineal, el ‘cómo’ se concretará. Yo vengo siendo avisada de esa separación de plataformas de vida. Lo he ido aceptando, poco a poco, aunque me doliera, y me he ido ocupando de mantener mi propio jardín interior limpio de malezas, me he ocupado de hacer ecología interna, para que mis pensamientos y emociones no fueran disfuncionales y no impactaran negativamente a la Tierra, produciendo, junto a otros similares, tsunamis y tifones. Todo lo que hacemos,  de forma visible o invisible (mediante lo que sentimos y pensamos) impacta de lleno en el medio en el que vivimos. He venido hablando sobre esto en mis diferentes post, compartiendo lo que Gente Naturaleza me ha contado sobre ello.

En este año 2017, que es un año uno, de inicio, se ha uno de iniciar en la nueva vida que ha elegido conscientemente vivir, y hacerlo con hechos concretos, apostando por la vida que se quiere, jugándosela por ella.  Si quieres paz, te has de convertir en un ser pacífico y ‘llamarte al orden’ siempre que te pilles violento en pensamiento, emoción o acción. Esa decisión te dará el pase definitivo, o no, hacia la Tierra Verdadera, la que ofrece una vida materna, cuidada y con sentido. En la que no hay violencia ni conflicto. En ella, lógicamente, no pueden estar los que no se han cultivado a sí mismos.

En el 2018 se cierra el periodo de gracia del ‘No Tiempo’ dado por la Tierra. Cada uno estará emplazado en el tipo de vida que sembró con su pensamiento, sentimiento y acciones. El año 2018 es un año maestro. Un año en el que estarás ya posicionado en la línea de tiempo que has cultivado, y lo estarás de forma estable.

En este ahora, cinco años después de mi visita, me siento llamada de nuevo al Valle del Futuro, en Arizona, donde está emplazada la Roca de la Profecía Hopi. Allí hay mucho silencio. Se siente algo extraño. Hay gente orando, ancestros hopis entregados a la oración porque la purificación ya se acerca.

Recuerdo que días atrás un anciano hopi me avisó de que el kachina azul (cometa azul de la profecía) ya se había dejado ver.  Parece que el pasado 10 de febrero, junto a la Luna de Nieve, se dejó ver un cometa con cabeza azul. Era el que avisaba de la purificación que daba comienzo, lo álgido de esa purificación, que será corta, pero intensa. Cuando se pasa por una purificación así, uno ha de estar recogido, llamándose constantemente a la calma, para no ser arrastrado por las emociones densas del inconsciente colectivo. Nuestros sentidos físicos no nos avisan de todo esto, porque solo registran el peligro cuando lo tienen recién enfrente y es ya difícil poder zafar de él. Solo nuestro sentido intuitivo es capaz de avisarnos de estas señales, para que las prestemos atención.

La profecía hopi ya lo dice: “primero vendrá una purificación, luego vendrá la renovación”. Primero se ha de purificar algo, para que emerja ese algo, pero renovado, sin la escoria que lo afeaba.

Vuelvo mi atención hacia lo que acontece en el Valle del Futuro. Veo a esos ancestros reunidos, en un lado de ese Valle, están orando, para hacer más llevadera esa purificación necesaria en el mundo físico de Tierra. Están tomados de las manos y elevan sus peticiones al Gran Espíritu, para ayudarnos a los que estamos encarnados y tendremos que vivir todo esto de primera mano, como observadores o protagonistas directos.

Se me ha dicho que los humanos trigo también lo viviremos, pero solo como observadores, ya que fuimos purificando poco a poco nuestra personalidad, quitándole la escoria que pudiera tener. No estamos inmaculados, pero si lo suficientemente limpios como para poder ser observadores y no protagonistas directos de esa purificación. Pero verlo no será fácil. Se me ha dicho que tendremos que verlo para poder cerrar interiormente el ciclo de esta humanidad en la que hemos participado.

Los ancestros me piden que vaya a su círculo. En medio de ellos se ve a Tierra, suspendida. Me nace abrazarla con todo mi amor. Está teniendo un parto difícil, pero lo está protagonizando con entereza. Mi corazón y el de ella están unidos, son uno solo. Ella respira tranquila sabiéndose abrazada por el Amor que encarno. El Amor hará que todo se viva en equilibrio, en la mayor armonía posible dentro de las circunstancias. El Amor da entereza, certeza y confianza en los procesos por vivir.

Una vez abrazada a la Tierra, en tiempos de la purificación que en ella se va a dar, saludo a los hopis y me voy de allí, tranquila, sabiendo que todo está cuidado por el Amor que encarno.

Queridos lector@s de esta página. Les invito a leer de nuevo, o por primera vez, la publicación sobre la Estela de la Profecía Hopi que publiqué a principios del 2012, porque es de entera actualidad.

http://lapuertadelarcoiris.ning.com/profiles/blogs/profec-as-de-los...

Entonces lo publiqué para que lo fuéramos teniendo en cuenta. Ahora es el momento de vivir la purificación necesaria de la que habla esta profecía.  Acunemos a nuestra humanidad para que viva lo mejor posible esa experiencia. Ayudémosla, desde nuestra conciencia, a permanecer calma y a no dejarse llevar por el miedo ni la angustia. Entreguémonos a esa purificación sabiendo que es necesaria para protagonizar un nuevo comienzo. Cuanta menor resistencia le opongamos, mejor la pasaremos.

Con cariño para tod@s,

 

Rowina Wamáni

Visitas: 168

Comentario

¡Tienes que ser miembro de La puerta del Arco Iris para agregar comentarios!

Participar en La puerta del Arco Iris

Comentario de Javier Ferrando el marzo 8, 2017 a las 4:18pm

Querida Rowina,

Me has hecho tanto bien con este valiosísimo post. 

Si se considera SERVIR como la mayor manifestación de ESTAR  en AMOR, ALEGRIA y FELICIDAD. Entonces, no existe el sacrificio, no encuentra favor en el AMOR. El resto es el holograma, la historia de un Mundo NO Materno. 

La profesia de la Roca Hopi dice que el AMOR siempre vence.

Gracias Rowina y Sergio y gracias a la madre Amor que los puso en mi camino.

Comentario de Lissett Espejo el marzo 5, 2017 a las 10:12pm

Gracias por la información, un abrazo Rowina e Igneón :)

© 2017   Creado por Rowina.   Tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio